chileoliva

¿Como es la olivicultura en Chile?

chileoliva

24 DE JULIO- JUAN VILAR CONSULTORES ESTRATEGICOS

Pamela Gonzalez, Ingeniera Agrónoma con Mención en Agroindustria, con Diplomado en Producción de Aceite de Oliva de la Universidad de Chile y Diplomado en Sustentabilidad Corporativa e Innovación de la Pontífice Universidad Católica de Chile. Desde hace nueve años jefa de proyectos de la Asociación de Productores de Aceite de Oliva, Chileoliva, a cargo de iniciativas en transferencia tecnológica en olivicultura, investigación, agricultura de precisión y sustentabilidad.

Desde hace más de 15 años comenzó la olivicultura en Chile, planteándose desde sus inicios como objetivo obtener aceites de oliva de calidad con tecnología y eficiencia en la producción. Chile tiene condiciones agroclimáticas ideales para el cultivo, cuenta con un clima mediterráneo en gran parte del territorio, lo que permite cultivar olivos desde la zona norte hasta centro sur del país, además cuenta con barreras naturales que protegen de plagas como la mosca del olivo presente en otras zonas del mundo.
La superficie en los últimos 10 años ha aumentado desde 6.000 a 25.000 hectáreas plantadas en la actualidad, con sistemas mayoritariamente superintensivos donde se han utilizado principalmente variedades como Arbequina y Arbosana, así como también se encuentran plantaciones con sistemas intensivos con algunas variedades italianas. Los manejos agronómicos e industriales se han focalizados en obtener rendimiento y calidad, con cosechas mecanizadas y almazaras instaladas en los campos de la mayor parte de los olivicultores, donde la tecnología instalada permite procesar en menos de 12 horas las olivas cosechadas, obteniendo aceites frescos y a contra estación del hemisferio norte.
Los olivicultores han recorrido un camino de aprendizaje constante en cuanto al manejo agronómico del olivo superintensivo, donde el uso de tecnologías para trabajar con agricultura de precisión y la sustentabilidad son los principales desafíos de hoy, que nos permitirán adaptarnos al cambio climático y ser rentables en el tiempo.
Para el año 2019 se obtuvieron 18.500 toneladas de aceite de las cuales se exportaron 11.474 a mercados como Estados Unidos y Brasil entre otros, sumando un valor FOB de USD 52.119.655. Según las estadísticas del Consejo Oleícola Internacional, Chile ocupa el décimo lugar de países exportadores de aceite de oliva y gracias al trabajo desarrollado ha logrado posicionarse en el mundo como un actor relevante en aceites de oliva extra virgen de calidad.
En el área comercial y de promoción, los desafíos son fortalecer el consumo del mercado nacional, seguir posicionando a Chile en países como Brasil e incipientemente China y Japón, así como también en el mercado europeo.
Para lograr este crecimiento los olivicultores han trabajado de manera asociativa a través de Chileoliva, desarrollando proyectos técnicos de capacitación, transferencia tecnológica, investigación y de promoción a la exportación.

Noticia original