chileoliva

 

El Olivo en Chile

Cuando en 1492 Cristóbal Colón llegó a América también trajo consigo cientos de variedades de especies que se mezclaron con la flora y fauna nativa. Los primeros olivos llegaron desde Sevilla a las Indias del Oeste (Caribe) y más tarde se propagaron al resto del continente. En 1560, ya había plantaciones de olivos en México, y luego llegaron a Perú, California, Argentina y Chile.

La industria olivícola nacional se formó recién en 1952, cuando don José Canepa Vaccarezza, incorporó a su empresa tecnología traída desde Italia y descubrió el potencial de la olivicultura nacional.

Algunas pequeñas empresas apostaron también por seguir su ejemplo pero fue recién a fines de los años 90 cuando se dio paso a fuertes inversiones, estrategias de comercialización y las primeras exportaciones de productos, escribiéndose así un nuevo capítulo en el desarrollo del sector.

Aceites frescos y muy frutales dieron comienzo a la olivicultura moderna en Chile, marcada por la introducción de las principales variedades aceiteras utilizadas a nivel mundial y la más moderna tecnología de producción en materia de sistemas de propagación, poda de formación y mantención, nuevos marcos de plantación, sistemas de fertilización y riego, manejo fitosanitario y de suelos, sistemas de cosecha, entre otros adelantos.

Hoy Chile posee más de 24.000 hectáreas plantadas de olivos para la extracción de aceite de oliva y año a año aumenta dicha producción. En 2016 se estima que la producción nacional fue de 17.500 toneladas.

 

Zonas Productivas

En nuestro país el cultivo del olivo se extendió principalmente por el Valle Central, que por esos años concentraba toda la actividad agrícola nacional. Sin embargo las plantaciones no tardaron en extenderse hasta el Valle del Limarí por el Norte y el Río Biobío por el Sur, influenciada por el Océano Pacífico por un lado y la Cordillera de Los Andes por el otro. Esta porción de terreno, es dueña de diferentes microclimas que permiten la adaptación de diferentes variedades de olivos a lo largo y ancho del país.


Campos y Almazaras

Los socios de ChileOliva se ubican desde la III a la VII región, en zonas con las mejores condiciones naturales para la producción de olivas. En esta rica franja de tierra se pueden encontrar los más diversos frutados e intensidades de aceites de oliva de distintas variedades de este fruto. En estos valles se desarrollan aromas y sabores únicos.

Copiapó

La Serena

Valparaíso

Santiago

Rancagua

Talca

REGIÓN de Atacama


Copiapó


REGIÓN de Coquimbo


Coquimbo


REGIÓN de Coquimbo


Ovalle


REGIÓN de Coquimbo


Los Vilos


REGIÓN de Valparaíso


Casablanca


REGIÓN de Valparaíso


Quilpue


REGIÓN Metropolitana


Melipilla


REGIÓN Metropolitana


Paine


REGIÓN de O'Higgins


La Estrella


REGIÓN de O'Higgins


Marchihue


REGIÓN de O'Higgins


Lolol


REGIÓN de O'Higgins


Rengo


REGIÓN de O'Higgins


Malloa


REGIÓN del Maule


Sagrada Familia


REGIÓN del Maule


Curepto


REGIÓN del Maule


Pencahue


REGIÓN del Maule


Molina


 

Variedades

Distribución superficie de plantación según variedad:

La principal variedad de cultivo a nivel nacional es Arbequina, la cual abarca el 57% de la superficie plantada de olivos, seguida por Arbosana (20%), variedades italianas (Frantoio y Leccino) con un 10%, y otras con menor superficie de plantación como Picual, Koroneiki y Coratina.

La mayor parte de las variedades de olivos presentes en el mundo provienen del Mediterráneo: España, Italia y Grecia, que son las cunas por excelencia de este producto. De esos países comenzaron a llegar los aceites a Chile y también las primeras variedades aceiteras.

57% Arbequina

20% Arbosana

10% Frantoio/Leccino

5% Picual

3% Koroneiki

3% Otras

2% Coratina

 

 

Arbequina:

Esta variedad es originaria de España y entrega un fruto ovalado y pequeño. Su aceite es muy aromático, con ligero sabor a manzana, verde herbáceo, dulce, muy poco amargo y picante. Ha tenido muy buena aceptación en los mercados poco habituados al consumo de aceite de oliva. Es la variedad más plantada en Chile, representa el 70% del total nacional, ya que es usado comúnmente como base en todas las mezclas (blend), debido a su aceite suave de frutado ligero.

 

Arbosana:

Esta es una variedad española, procedente de la comarca de “El Arbos” en la provincia de Tarragona. Actualmente se proyecta como una de las variedades más interesantes por la calidad del aceite producido, ya que es muy frutado y aromático con particular aroma a plátano. Es estable, amargo y picante ligero.

 

Leccino:

Se cultiva en toda la península itálica ya que se utiliza como agente polinizador. Es una variedad de fruto grande y de maduración muy pareja. Su aceite es bastante amargo y tiene un sabor muy verde.

 

Picual:

Proveniente de España es la variedad más importante del mundo. Representa el 20% del total mundial y el 50% de las plantaciones ibéricas. Su fruto es mediano y el aceite resultante es muy estable, frutado, fragante, con atributos positivos de amargo, picante y astringente, que se suaviza con el tiempo. Como atributos específicos destacan la higuera y la madera que lo hace un aceite con personalidad.

 

Koroneiki:

Variedad proveniente de Grecia, representa cerca del 60% de la superficie oleícola de ese país. Produce un aceite muy apreciado por sus características organolépticas, estabilidad y alto contenido en ácido oleico. Aceite frutado, buen aroma, elegante y muy verde.

 

Coratina:

Otra variedad italiana que se cultiva principalmente en la región de Puglia (Bari). Gracias a su altísimo contenido de polifenoles generalmente se utiliza para enriquecer mezclas y no como monovarietal. Su fruto es grande y produce un aceite herbáceo de color muy amarillento, con excelentes características organolépticas.

 

 

Nuestra Gente

 

Estadísticas

ChileOliva pone a su disposición informes de mercado, elaborados a partir de datos obtenidos de organismos públicos y privados, y que han sido preparados por la Asociación para quienes los necesiten consultar.

En ellos se presenta una descripción gráfica y estadística del crecimiento experimentado por la industria de Aceite de Oliva Nacional en los últimos años y datos anuales de producción nacional, exportación, importación y panorama mundial.